Tenemos el agrado de dirigir la presente con la finalidad de brindar  una postura en relación a la posibilidad de convocatorias a asambleas en el marco de la pandemia y en el contexto de las normas legales vigentes a la fecha.

El día viernes 04 de diciembre de 2020 se publicó en BO de la Prov.incia de Bs.As. el DECRETO PROVINCIAL Nº 1103/2020 que reglamenta  el  “Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio”  de conformidad con el Decreto Nacional Nº 956/2020. Mediante este Decreto PEN Nº 956/2020, se determinó que, hasta el día 20 de diciembre de 2020, se mantendrá el “DISPO”, salvo alguna zona excepcional que sigue en ASPO.  

El  ARTÍCULO 8°.- dispone que quedan prohibidas las siguientes actividades:

1.- Los eventos culturales, sociales, recreativos, religiosos o familiares y actividades en general de mas de VEINTE (20) personas en espacios cerrados.

La misma limitación regirá en espacios al aire libre si se trata de espacios privados de acceso público y de los domicilios de las personas, salvo el grupo conviviente.

2. Realización de eventos culturales, sociales, recreativos o religiosos en espacios públicos al aire libre con concurrencia mayor a CIEN (100) personas.

Las Asambleas de propietarios no conforman  eventos culturales, sociales, recreativos, religiosos o familiares, pero es cierto que la norma dispone que quedan autorizados los eventos o “actividades en general”.-

Hay marcadas limitaciones para implementar una convocatoria a asamblea, dado que el número de personas que puede reunirse además está alcanzado por la existencia de espacios físicos que permitan respetar las normas sanitarias.-

En ese orden el ARTÍCULO 3  del DECRETO PROVINCIAL Nº 1103/2020 dispone que durante la vigencia del DISPO las personas deberán mantener entre ellas una distancia mínima de dos (2) metros, y dar estricto cumplimiento a los protocolos de actividades y a las recomendaciones e instrucciones de las autoridades sanitarias provincial y nacional, lo que supone que deberá contarse con un espacio que permita garantizar esas condiciones de distanciamiento.

Entendemos que el cómputo de la cantidad de personas debe realizarse sobre la BASE DE LA CANTIDAD DE UNIDADES FUNCIONALES QUE POSEA CADA CONSORCIO, pues la potencial cantidad de concurrentes indica qué clase de espacio será menester para poder realizar una asamblea.

ESTO LIMITA MAS AUN LA POSIBILIDAD REAL DE CONVOCATORIA pues supone contar con un espacio muy importante, prácticamente imposible de conseguir.-

Recordamos que la infracción a estas normas deberá ser denunciada a la autoridad interviniente ante la presunta comisión delitos previstos en los artículos 205 y 239 del Código Penal de la Nación.

Mas allá de lo anterior, se tendrá presente también la responsabilidad civil que podría mediar para quienes organicen actos o reuniones que originen contagios a sus asistentes.-

Con relación a las Asambleas virtuales, respecto de las mismas no se ha expedido en forma expresa la Dirección Provincial de Personas Jurídicas. Las mismas también se verían sujetas a la conectividad que cada participante tuviera al momento de su realización , con lo que podría ocurrir que existiesen dificultades o imposibilidades de acceder a la reunión .Por último, también se dificultaría el control de poderes y acreditación de la calidad de propietarios de quienes concurran a la misma.

Todas estas circunstancias apuntadas obstaculizan la utilización de tales medios.

Asimismo, el código civil y comercial , en su artículo 158, prevé , salvo que el reglamento fije otra regla, que  una Asamblea o reunión del órgano de gobierno de una persona jurídica (el Consorcio lo es a tenor del articulo 148 inc. h) podrá realizarse utilizando medios que les permitan a los participantes comunicarse simultáneamente entre ellos , siempre  y cuando todos los que deben participar del acto lo consientan. Con lo cual , mas allá de las cuestiones detalladas en el párrafo anterior,  se requiere un acto expreso , debidamente acreditado ,de conformidad de todos los que deben participar en la asamblea, y previo a ella, que autorice tal realización.

En síntesis: mas allá de una  habilitación formal, entendemos que a la fecha es casi impracticable una convocatoria con cumplimiento de los cupos de cantidad de personas y de normas sanitarias vigentes; desaconsejando entonces la convocatoria a asambleas en condiciones que impliquen violación de las normas legales vigentes.

 Atte.

CAPHPBA